CÓMO APLICAR LAS CUATRO NOBLES VERDADES AL PROBLEMA DEL APEGO